Tu E-mail (confirma)

Buscar en este blog

Cargando...

jueves, 27 de septiembre de 2012

Zona de arte

Cayo Cachique Cachique, sanmartinense, estudiante de escuela de arte de Bagua. El surrealismo de Cayo es mágico. Aquí una pequeña muestra de este gran sanmartinense, joven y  con proyección. En los próximos días se estará fijando la fecha de una gran muestra colectiva, con varios artistas plásticos de la región.

Raúl Porras Barrenechea


Peruano ilustre

El maestro Porras fue historiador, crítico, diplomático, hombre de letras y periodista; pero sin duda la vocación de su vida fue la enseñanza, enseñó en colegios y en universidades. Como maestro en el aula "no quedaba ni un espacio vacío cuando se anunciaban las clases, al menos en el campo de las humanidades, no hubo otro profesor universitario como él. Otro historiador  de talla como Jorge Basadre lo recordaba como el que sabía dar una amenidad muy propia a sus clases, sus conferencias y conversaciones, logró que alumnos lo aplaudieran entusiastamente", luego sus clases se prolongaban en su casa con tazas de café y chocolate y, según Vargas Llosa, se aprendía más en sus conversaciones que en la clase.  Maestro de varios intelectuales como Hugo Neyra, Pablo Macera, Luis Jaime Cisneros, el mismo Vargas Llosa, intelectuales nacionales como extranjeros.  

El maestro Porras es parte de una generación del centenario, generación que se preocupó por entender el Perú en su totalidad,  es decir, en todas sus complejidades históricas,  culturales y sociales. "Allí están sus Crónicas perdidas, presuntas y olvidadas sobre la conquista del Perú, Mito, tradición e historia del Perú, Fuentes históricas peruanas, este último mereció el premio nacional otorgado a los estudios históricos. Otra de las obras importantes es sobre El Inca Garcilaso en Montilla que aportó una valiosa información documental para esclarecer un extenso lapso de vida del autor de Los Comentarios Reales". La misma inquietud que transmitió a sus discípulos. 

Fue diplomático, ejerciendo las funciones de canciller en el gobierno de Manuel Prado, su aporte fue decisivo para que en los problemas internacionales se dieran soluciones, "ofreciera las luces de su inteligencia lúcida y rotunda que marcó siempre rumbos firmes y definidos a nuestra Cancillería". Murió en 1960 después de que el presidente Prado, siempre alineado a los intereses norteamericanos, decidió separarlo del cargo, por votar en contra del bloqueo económico a Cuba. Esta experiencia amarga lo lleva a la muerte el 27 de septiembre.


Teodomiro Chinguel Santos//

Utopías y desvaríos (2)


Me siento abrumado de regocijo cada vez que puedo acariciarte con estas manos callosas, sobre todo si me desvío de tu busto a tu vientre; pero, si no me alejo a tiempo, el vómito me persigue, surge de la nada y se involucra en mis fantasías, haciendo de ese impertérrito ritual que mis manos van forjando, un declive irracional, torpe y asqueroso.      

Que no me juzguen tus ojos, ni que tu boca pronuncie la sentencia evidente; preferible, extiende tus zancadas en dirección inexacta, para saber que vas a derrumbarte lejos de mis brazos, en la nada... 

No me mires, y que tus lagrimales se escurran por dentro, ¡no quiero ver llanto! Además, consuélate, tal vez con un golpe de suerte, termines sobre esas sábanas que tiré por ahí, en el suelo. 

"En el suelo", mojada con mi ennoblecido sudor, vas a estar como en la gloria, satisfecha del final que te toque. Pero si tu cuerpo no se desploma en el lugar indicado, cumpliré con asistirte en tus últimos momentos de anhelo: he de ir en busca de aquellas humedecidas sábanas, y cuidando de que no se escurra o evapore mi sudor que las humedece, las extenderé sobre tus provocativos relieves. 

Nada más: es eterno este hundimiento, lo sabes. El precipicio es de tamaño ínfimo, tan degenerado como el sueño que anhelas hoy, princesa; pero este tu castillo me es acogedor, no creas lo contrario. Estas paredes, esta luz tenue..., y las otras mujeres, que a tu lado son poca cosa, me hacen pensar en tu consagración. 

Entiende: tu trono no es lo que los demás dicen, no es un "lupanar barato"; tampoco tú eres esa meretriz a quien todos prefieren, porque finalmente eres la única que los elige, desde antes de conocerlos. A mí me has elegido innumerables veces, por eso me diferencio del resto; por eso, dejas abiertas tus alas para que yo las corte cuando quiera.   

Termina de caer, es el momento. Yo cerraré los ojos para complacerte y no sumirme en tu trance. Enseguida me iré. Afuera me espera el sol, la ansiedad derrumbada en tus besos, y desde ya, presiento que el rumor de tus palabras, me han de perturbar un tiempo. "Llévame contigo", te escucho decir, bajito. Ni te respondo ni quiero hacerlo; además, estoy a punto de vomitar.   (M.V.)

Cuando todo acabe


Para mi padre


Cuando todo acabe,
ya no estarás triste.

Llegaré a ti, y entonces,
sabrás que todo está bien,
y que el mundo sigue igual,
como lo dejaste.

Sabrás,
que quienes te han querido
no han dejado de hacerlo,
porque te recuerdan,
y mucho.

No me verás llorar,
¡llanto, no!, ¡alegría!,
y mis manos,
que tantas veces,
han querido tocarte,
esta vez, al fin,
se posarán en tu rostro.

Luego hablaremos.
Tantas cosas tengo que decirte,
que acaso no nos alcance el infinito tiempo.
Pero que no nos importe,
que la eternidad sea nuestra cómplice,
y que cuando cerremos los ojos,
podamos seguir viéndonos…

Cuando todo acabe,
Tampoco yo estaré triste…

                                           (  M.V.)

Relato: Hierba muerta


Autor: Gavino Quinde Pintado

Los pasos de la mujer rebotan displicentes  siguiendo el oscilar del endeble báculo que se posa inseguro sobre el duro pavimento, en tanto los rigurosos rayos del sol se ensañan  sobre su inclinada ancianidad.

Era joven aún cuando aquella menuda y endeble mujer, con su sosegada continencia, se trasladó junto a su compañero para convivir por el resto de sus días en aquellos tambitos con techos de yarina que ella misma ayudó a construir bajo la voz sonora del hombre, el llanto de los niños y el gorjeo del arroyo que pasaba en un extremo de la huerta de unos tres cuartos de hectárea.

Cuestiones singulares radicaban en que el hombre no sólo era padre de tres hijos, producto de una relación anterior,  sino que además  era ciego.
Con  todo el peso acreditado, ella empezó a sobrellevar el hogar con un brío propio de la juventud sabiendo al menos que ya nunca estaría abandonada a su suerte, sin un lugar fijo donde refugiarse, después del abandono del padre y la muerte prematura de la madre, viviendo en un cuarto de alquiler.

La mañana de los sábados y domingos, apenas empezaba a clarear por el horizonte, la mujer tomaba al hombre de un brazo y, ambos enfilaban a la gran ciudad para mendigar el sustento.  De acuerdo a lo obtenido dividía en partes iguales para los días de la semana y así garantizaba medianamente el no quedar del todo desabastecidos.

El tiempo transcurría pegajosamente pesado, el trabajo demandaba más de lo que ella podía atender. Los niños, uno de los cuales apenas tenía dos años de edad, lloraban a rabiar cuando no eran atendidos como debiera ser. La mujer tenía que darse abasto para ser padre y madre, no sólo en la manutención sino también en el cuidado, vestimenta, higiene y tantas otras cosas que entraña un hogar y una porción de hijos. No bastando con lo que las personas caritativas les brindaban, ella tenía que caminar a veces muchas cuadras para vender plátanos, yucas y hasta pallares que cosechaban en la huerta. Sin embargo, todo esto no representaba sino  apenas el comienzo de ajetreos y desventuras.

Cuando los muchachos empezaron a crecer, al problema primigenio de la alimentación se sumaron otros, que ella no entendía. Al no haber asistido nunca a la escuela, era una mujer completamente ignorante; lo único que no desconocía era, eso sí, que cuando llegaba la hora de tomar los alimentos los muchachos venían desde cualquier rincón en donde se encontraban y exigían  la comida.

De esta manera fueron pasando los años hasta que un mal día llegó la única hija de la casa con la noticia de estar embarazada. Entonces las cosas empezaron a empeorar, puesto que, achacosa como estaba y, habiendo fallecido su compañero, ya no podía mendigar escudándose en la ceguera. Pero si el panorama estaba de capa caída, cuando nació el nuevo inquilino la cosa se puso color de hormiga ya que éste no tenía ni padre ni familiar alguno que se preocupe por su supervivencia. Entonces la sufrida mujer hubo de lidiar una vez más a lomo partido para poder sobrellevar  a su hijastra con su pecado a cuestas.

Así como el sol se levanta esplendorosamente por las mañanas sobre la vasta geografía de la tierra, muchas ciudades también van creciendo con un ánimo de jóvenes alpinistas allá en los empinados cerros.

La comunidad donde vivía, por ser lindante de la gran ciudad, también empezó a crecer  con la vertiginosidad del río en la tormenta.  Y así, lo que un día eran caminos chacareros, de pronto se convirtieron en prósperas calles transitadas, y las huertas se llenaron de viviendas. Su parcela  no sólo quedó ubicada dentro de este conglomerado, sino que además lució al frente de un puente que se hizo para cruzar los cortes abruptos del arroyo.

Pero si la juventud crece, la ciudad se desarrolla  y el sol se levanta en el reluciente día, contrariamente la vida va decreciendo y cada uno de los habitantes del planeta se va inclinando hacia el suelo, muchas veces acompañado con sus penas y dolor.

Un día la mujer anocheció con la sensación de estar muerta antes de haber estirado la pata, y todo ello a resultas que el hijo mayor de su pareja le había hecho posar a éste, un par de años atrás, antes de morir, el dedo índice en un documento que nadie supo para qué servía. Se enteró de la verdad, cuando una vecina le comentó que aquél se había adueñado de todo el terreno en que vivían.

Vano fue el esfuerzo que hizo para recuperar por lo menos un pedacito de suelo donde edificar el tamaño de un tambo en que ella lo había criado. Ninguna autoridad o representante de derechos humanos se molestó en hacer suyo el caso. Apenas una radioemisora expresó un comentario sobre este desdichado suceso, pero después, todo quedó en silencio, como si nunca hubiese existido.

La mujer lloró desgarradoramente cuando la policía la desalojó de aquel único lugar que ella conociera, y que un día fue feliz a su manera, sabiendo que al fin tendría un espacio donde desentumecer sus extremidades.

La desgracia había llamado  a su puerta, y aquel muchacho a quien había despiojado en múltiples oportunidades y le había lavado las ropas interiores, era nada menos que el encargado de darle una patada en las posaderas, quizá  como un singular agradecimiento a su esfuerzo y sacrificio.

La tarde llega temerariamente con sus grietas nocturnas. La noche se enfilaba sobre lomas y  planicies lejanas. La mujer se levanta todas las mañanas de debajo de una empalizada donde ha puesto un hato de hules viejos y bajo el cual duerme sus últimos tormentosos días.

La miseria de su cuerpo atrofiado solo es comparable a la miseria de la maldad humana.

Entonces, con la apenas visión de sus achacosos ojos, enfila hasta la gran ciudad con la única esperanza de encontrar algún mendrugo de pan que lo alivie a pasar el día.//

Jerga: Chimbo


Chimbo es una jerga muy usada en nuestro medio, cuyo significado en el contexto monetario, es falso. 

Su origen se dio a inicios de  la década del noventa y  deviene de la palabra chimbar que quiere decir bandear, pasar. Generalmente en el léxico sanmartinense, le damos categoría de verbo y con ella indicamos  que queremos ir al otro lado de  un río. Teniendo en cuenta su significado, los individuos que se dedicaban a la ilícita actividad de falsificación de soles o dólares, ya sea en monedas o en billetes y  tenían la infame tarea de pasar  el indebido producto de la fábrica clandestina a la  circulación pública, camuflaban el lenguaje y decían que tenían la  misión de chimbar el  dinero ilegal al espacio legal, por lo que ese dinero era calificado con la jerga de chimbo;  término, que finalmente adquirió el significado de falso en el contexto referido. 

(Lucio Córdova Mezones)//

La no violencia


Día internacional de la no violencia
2 de octubre

El día de la no violencia  fue señalada para poder menguar la  oleada  de robos, asaltos, agresiones, crímenes, contra los niños, las mujeres y los hombres que viven en sociedad. La intención es bastante comprensible; sin embargo, en un país cuyo índice de esquizofrenia (enfermedad psíquica que se presenta con trastornos mentales crónicos y graves provocados muchas veces por el consumo excesivo de drogas comunes o fármacos, por  una mala nutrición, etc.) es muy elevado; los resultados no son los esperados, por ello los noticiarios, alimentados por el morbo, dan cuenta de cuantos actos vandálicos  sufren en su mayoría los niños y las mujeres en todas partes del Perú.

Definir el  término violencia, resulta complejo, pues es una reacción psicológica de  comportamiento deliberado frente a otro para hacer daño o para demostrar fuerza, carácter  o  afirmación de los derechos que cree poseer en la  otra persona. 

Ahora bien, existen  violencias justificadas y no justificadas dado a que responden a  las circunstancias que le toca vivir al individuo, de ahí que presentan niveles de manifestación, así por ejemplo el hecho de reaccionar violentamente frente a un asalto o en defensa del derecho a la vida, o ante  el despojo de los derechos como ciudadanos de un país en el que existe una Constitución política con cientos de leyes a las que se debe hacer que se cumplan después de que se hayan terminado los deberes, es un acto justificable; el cómo se haga corresponde al nivel de reacción de los individuos.

Sin embargo, no existen razones para justificar el crimen y  maltratos a  mujeres, niños y  varones que indefensos  sufren la furia de mentes manipuladoras, sádicas y depravadas que se creen con derecho a arrebatar la alegría  o a quitarle la vida al otro. Ante estos hechos queda la invocación de continuar en la brega por detener la ola  de violencia contra los indefensos, por el bien de la humanidad.

(Daphne Viena Oliveira)//

La Real academia de la lengua


Sucesos: Fundación de la Real academia de la lengua española
3 de octubre

Existe desde el año 1713 la RAE (Real Academia Española) por iniciativa de Juan Manuel Fernández Pacheco, marqués de Villena y fue Felipe V quien aprobó su constitución el 3 de octubre de 1714 y la colocó bajo su «Amparo y Real Protección».

Su propósito fue el de «fijar las voces y vocablos de la lengua castellana en su mayor propiedad, elegancia y pureza». Se representó tal finalidad con un emblema formado por un crisol en el fuego con la leyenda Limpia, fija y da esplendor, obediente al propósito enunciado de combatir cuanto alterara la elegancia y pureza del idioma, y de fijarlo en el estado de plenitud alcanzado en el siglo XVI.

La institución ha ido adaptando sus funciones a los tiempos que le ha tocado vivir. Actualmente, y según lo establecido por el artículo primero de sus Estatutos, la Academia «tiene como misión principal velar porque los cambios que experimente la Lengua Española en su constante adaptación a las necesidades de sus hablantes no quiebren la esencial unidad que mantiene en todo el ámbito hispánico».

En estos tiempos de postmodernidad, en que el soporte de la lengua/idioma es la computadora, tenemos la Lingüística computacional y con intervención de los miembros de la RAE acaba de presentarse  el manual: "Escribir en internet. Guía para los nuevos medios y las redes sociales", promovido por la Fundéu (Fundación del Español Urgente) BBVA y editado por Galaxia Gutenberg.

Mario Tascón, gran experto en los nuevos medios, explicó algunas de las características de este  manual que cuenta con los consejos de más de cuarenta expertos sobre asuntos como la cortesía en la red, la correspondencia electrónica, la reputación online, la redacción de blogs, las redes sociales o los emoticonos.

"El manual es sólo un punto de partida, una foto de la situación de nuestra lengua que se bate hoy en la escollera de internet como lo hizo antaño en los medios de comunicación convencionales", concluye Tascón.

Finalizo, afirmando que se aprende a hablar, hablando; se aprende a escribir, escribiendo; todo se aprende haciendo. Ser críticos y asequibles a la crítica para ir alcanzando la excelencia  en el manejo adecuado y correcto de nuestro sistema lingüístico y otros en esta era de la globalización de las culturas.

(Roldán Del Águila García)//

Publicaciones: Poesía reunida

Autor: Luis Hernán Ramírez

Admito que en estas últimas noches no he podido aún leer las más de trescientas páginas que contiene este maravilloso libro; pero hasta ahora, sumido en un avance que supera los dos terceras partes, he aprendido a conocer a Luis Hernán, tan ensimismado en la simpleza a veces, soñador eterno y autor de paisajes etéreos. Marco Martos, al respecto, según mis apreciaciones, se ha extendido con precisión fundada. Ciertamente, encontramos "Poesía de los comienzos o finales del día, de la pujante luz del amanecer, o del titilante esplendor que lucha con las sombras de la noche". Y sobre los arrebatos de existencia, de la pasión y la ternura, Marco vuelve con la razón. En efecto, la poesía de Luis Hernán también es "de elogio intenso de la mujer amada, de perplejidad frente a su belleza, de sereno pavor, si cabe, frente a las desdichas de las separaciones".

El presente libro, en verdad, es una gran contribución a la cultura peruana, además de ser un compendio bastante completo de la obra poética de Luis Hernán. Son seis poemarios suyos los que se han reunido en este trabajo: «Poemas de soledad y sombra» (1957), «Sobre el dorso de la noche» (1965), «Piel o sombra amada» (1973), «Elegía a tu nombre» (1979), «Rozando el ala de una golondrina» (1986), y «Gloriosa gota pura» (1993).

Estoy conmovido con este hallazgo, vivificador para mí, que suelo encaminarme por sendas malditas y adolezco de aire puro.

(Miuler Vásquez González) //

Publicaciones: Kolpa 3

Revista internacional y de literatura: Kolpa 3

Kolpa  es  el  alimento  cultural que un grupo de autores amazónicos nos entrega para agitar la lucidez de intelectuales periféricos y cosmopolitas, reclamando un espacio no para anunciarse, sino para confrontar saberes y cosmovisiones, a partir del reconocimiento de  su identidad, pluralidad y defensa de la diversidad, que integre a la oralidad y a la escritura múltiple y emblemática de los pueblos de selva adentro. 

Los artículos que atesora  Kolpa no se estancan solamente en la vertiente regional, se engalanan con las colaboraciones nacionales e internacionales. El homenaje a Oswaldo Reynoso es el reconocimiento a un escritor que con su obra ha sabido prevalecer a contracorriente de la crítica oficial y hegemónica y a su vez ha servido, y sirve, de norte para escritores jóvenes que leyendo y parlando con el autor de "En octubre no hay milagros"  siguen su ejemplo contestatario y el cultivo de una prosa que a nivel estilístico es uno de los mejores exponentes del Perú. De igual valía es el homenaje que la revista rinde a Arnaldo Panaifo Texeira, alto exponente de la narrativa amazónica.

Las voces de los pueblos indígenas se expresan en la fuerza lírica del arte de Abraham Huamán Almirón, en la poesía clamorosa de Candy Valera Chota y otros poetas; se asocia a versos de vates del continente y a la creación de narrado -res lugareños, hermanando e integrando al imaginario social y cultural. 

   El rigor de los artículos y colaboraciones variadas permite augurar larga vida a  Kolpa y esperamos que el público lector difunda este arsenal expresivo de autores e investigadores.

             (Miguel Arribasplata Cabanillas)

Raúl Porras Barrenechea

Historiador y ensayista peruano

Este peruano ilustre, es uno de los que con su intelecto, ha forjado nuestro país con miramientos progresistas. Ensayista, escritor, historiador y político, Raúl se supo proyectar en escenarios de diversos planos. Es recordado por los intelectuales de su época, en diversas crónicas, siempre con su marcada intelectualidad; pero también, es muy conocido aunque tal vez pasa desapercibido por el descuido de las personas, porque su rostro aparece en los billetes de veinte nuevos soles. En esta semana se celebra el aniversario de su fallecimiento, que se dio, por motivos de una supuesta frustración, el 27 de setiembre del año 1960, en el régimen del presidente Prado. 

//El director.// 

Zona de arte





José Martín "Carbajal" Tapullima. Nació en Tarapoto, en 1985. Es egresado de la Escuela Superior de Formación Artística - Bagua y sus pinturas son costumbristas. Esta pequeña muestra es solo una pincelada de toda su magnánima creación. Grande. Para contactos: misterios-mar@hotmail.com

Relato: Una laguna encantada


Una laguna encantada
Autor: Hildebrando García Velásquez

En un lugar de la selva sanmartinense, cuyo nombre ya no me acuerdo, circundado de una veintena de casas de campesinos en su mayoría de techos de palmera, hay una laguna de aguas claras, que los pobladores la consideran "encantada", porque a través de muchas décadas observan cosas misteriosas. Por ejemplo:

Que el nivel de agua se mantiene inalterable tanto en época de verano o lluviosas y no tiene vertiente que lo sustente.

Que no tiene desaguadero, porque nunca se llena.

Que en los días de lluvias leves se forma un arco iris, uno de sus extremos se levanta del centro de la laguna, y el otro, posa sobre unos roquedales de la colina al este del pueblo, mostrando un maravilloso arco triunfal de siete bellos colores, que deleita a la población.

Que en las noches de Luna llena, se escucha una melodiosa música fúnebre, mientras los rayos del satélite juegan sobre un leve oleaje.

Que no se sabe su real profundidad: nunca han intentado medirla.

Además, es creencia del pueblo que, en las noches oscuras, salen del fondo de sus aguas unas sombras diabólicas que desaparecen luego en la oscuridad.

Por todo lo anterior nadie debe bañarse ni pescar en ella porque la consideran oasis del diablo.

A un extremo del pueblo, fluyen raudamente las cristalinas aguas de un riachuelo que desemboca en el río Mayo, cerca de Moyobamba, con amplias playas de arena blanca, sobre cuya superficie frecuentemente los pobladores constatan unas extrañas huellas sobre su suelo húmedo, después de las lluvias.

Es creencia de los pobladores que tales huellas dejan los pies del Chullachaki que sale por las noches en plan de pesca.

En una oportunidad ocurrió algo increíble que dejó asombrado a todo el pueblo.

Sucedió que una adolescente se atrevió a darse un chapuzón en las frías aguas de la laguna para mitigar el fuerte calor del mediodía. Sus padres la recriminaron severamente por su atrevimiento, ya que por tradición nadie lo hacía.

Dos meses después, la joven comenzó a sentir molestias en el vientre, como las que produce el embarazo. Zoraida Tapayuri, que así se llamaba la joven, una simpática morenita del lugar, era consciente de no haber tenido relación sexual, por lo que no le dio importancia a las molestias, tampoco consultó con su madre. En su conciencia no cabían tales anuncios, pues era consciente que mantenía su virginidad.

Dos meses más tarde, cuando vio abultado su vientre, se atrevió a revelar a su madre las molestias que soportaba silenciosamente. Como lo esperaba, recibió severos castigos, obligándola a declarar su comportamiento.

Ante la reiterada negativa de Zoraida sobre su posible contacto sexual, sus padres optaron por pedir los servicios de una vieja y experimentada comadrona del lugar, para que se encargara de establecer el diagnóstico correspondiente, la misma que después de minuciosa observación determinó que la señorita llevaba cuatro meses, aproximadamente, de gestación, y que el niño se encontraba en buenas condiciones.

La noticia preocupó a toda la comunidad, porque sabían que la joven se había bañado en la laguna encantada, y nadie dudaba de su correcto comportamiento.

Los más creyentes en cuestiones diabólicas, dudaban que el feto fuese humano, contraviniendo el diagnóstico de la comadrona, porque afirmaban que la laguna era el oasis del diablo.

Los meses transcurrieron en medio de mucha incertidumbre y todo tipo de pronósticos, mezcla de misterio y leyenda, sobre todo porque se trataba de una adolescente.

Así llegó la fecha del alumbramiento de Zoraidita, después de un minucioso seguimiento al proceso del embarazo por parte de la comadrona, que insistía en que se trataba de un embarazo normal y que el niño o niña nacería sin ninguna dificultad.

Era las tres de la tarde aproximadamente de un domingo de marzo, cuando la jovencita sintió los anuncios del parto. Toda la población, sentada a la vereda de sus casas, esperaba el desenlace. Algunos, los más curiosos, llegaron a la casa de la parturienta, sin pensar que serían testigos de un hecho insólito.
El niño nació con toda normalidad, pero, tan luego le cortaron el ombligo, se escapó de las manos callosas de la comadrona, que solo atinó a dar un grito desarticulado al ver que el misterioso ser, con los bracitos extendidos y a poca altura del suelo, como volando, salía del cuarto de parto, cruzaba la sala y se dirigía a la calle ante el asombro de los curiosos, con lento desplazamiento y conservando la altura, hasta caer en la laguna, donde con leve oleaje se perdió en el fondo y nunca el pueblo supo de su destino, porque nadie se atrevió a meterse en ella para intentar dar alcance al diabólico recién nacido.
Pasaron los años y lo acontecido, sólo quedó en el recuerdo de los pobladores.//

Personaje ilustre: Pablo Neruda


Ricardo Eliecer Neftalí Reyes Basoalto, es el nombre real del inmortal poeta chileno Pablo Neruda, amante de la naturaleza desde su infancia. Considerado  entre los mejores y más influyentes artistas de su siglo; EL MÁS GRANDE POETA DEL SIGLO XX EN CUALQUIER IDIOMA, según Gabriel García Márquez. También fue un destacado activista político, senador, miembro del Comité Central del  Partido  Comunista, precandidato a la presidencia de su país y embajador en Francia, entre sus múltiples reconocimientos destacan el Premio Nobel de Literatura en 1971, un Doctorado Honoris Causa  por la Universidad de Oxford. "Ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él", ha escrito el crítico literario  Harold Bloom, quien lo considera uno de los veintiséis  autores  centrales del canon  de la  literatura occidental de todos los tiempos, es nombrado miembro  del Consejo Mundial de la Paz, y en noviembre de 1950 recibe, junto con Picasso, el Premio Internacional de la Paz, por su poema "Que despierte el leñador". Entre sus obras podemos mencionar: "Veinte poemas de Amor y una canción desesperada" en la que plasma las frías y húmedas tierras australes, bordeadas por el más puro Océano Pacífico, emergen en una poética de la desesperanza, de la soledad del ser humano y del amor; "Residencia en la Tierra", "España en el Corazón", "El habitante y su esperanza" entre otras muchas. Falleció en Santiago, el 23 de setiembre de 1973, pero vive para la humanidad a través de sus grandiosas obras.

Sadith Torres Dávila//


Poema 15 

De Veinte poemas de amor y una canción desesperada

  
Me gustas cuando callas porque estás como ausente, 
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca. 
Parece que los ojos se te hubieran volado 
y parece que un beso te cerrara la boca. 
Como todas las cosas están llenas de mi alma 
emerges de las cosas, llena del alma mía. 
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma, 
y te pareces a la palabra melancolía; 
Me gustas cuando callas y estás como distante. 
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo. 
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza: 
déjame que me calle con el silencio tuyo. 
Déjame que te hable también con tu silencio 
claro como una lámpara, simple como un anillo. 
Eres como la noche, callada y constelada. 
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo. 
Me gustas cuando callas porque estás como ausente. 
Distante y dolorosa como si hubieras muerto. 
Una palabra entonces, una sonrisa bastan. 
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto. 


XLIV

De Cien sonetos

Sabrás que no te amo y que te amo 
puesto que de dos modos es la vida, 
la palabra es un ala del silencio, 
el fuego tiene una mitad de frío.
Yo te amo para comenzar a amarte, 
para recomenzar el infinito 
y para no dejar de amarte nunca: 
por eso no te amo todavía.
Te amo y no te amo como si tuviera 
en mis manos las llaves de la dicha 
y un incierto destino desdichado.
Mi amor tiene dos vidas para armarte. 
Por eso te amo cuando no te amo 
y por eso te amo cuando te amo.

 
Amazonas
 
De Canto general

Amazonas,
capital de las sílabas del agua,
padre patriarca, eres
la eternidad secreta
de las fecundaciones, 
te caen ríos como aves, te cubren
los pistilos color de incendio,
los grandes troncos muertos te pueblan de
 / perfume,
la luna no te puede vigilar ni medirte.
Eres cargado con esperma verde 
como un árbol nupcial, eres plateado
por la primavera salvaje,
eres enrojecido de maderas,
azul entre la luna de las piedras,
vestido de vapor ferruginoso, 
lento como un camino de planeta.

Utopías y desvaríos (1)


Un día cualquiera, me levanté con el ánimo de ser lo que no soy: el hombre bueno que saluda a todo el mundo. Y salí a la calle sin mirar a nada ni a nadie, ni siquiera a mis tan evidentes y poco refinados zapatos, que son como yo en estos casos: de color negro.

Mis ojos también se han extraviado desde entonces, arruinados por el sopor de la independencia que ahora desarma mi timidez y me hace sucumbir en un abismo de incontrolable deseo. Yo no me detengo a pensar ante estos hechos; al contrario, me extiendo sobre mis actos malsanos con sobrada resignación, como corresponde a mi naturaleza. Pero la bondad duerme en mis entrañas, más de lo que el mundo imagina, mucho más que los pensamientos adormecidos que se gestan en mi alucinada mente, a mil por segundo.

Aquel día, me detuve frente a una iglesia, dispuesto a derribarla con una mirada demoledora, sin éxito. De repente, de la nada, tuve un deseo irresistible de gritar los nombres de algunas personas, a toda voz. Era una intención inquisidora, letal, que me hizo verter, bajito, solo algunas sílabas.

Lo que vino después, es decir, si desvarié o me desvanecí en profundo sueño, es un verdadero misterio. He tragado el polvo, mi respiración se detuvo algunos milenios, y ya sin vida, qué ganas tuve de no despertar, qué oscuridad tan nítida me obligó a mantener el desequilibrio de mi cuerpo, y, qué gigante era mi deseo de volverme a matar, para experimentar un dolor diferente, re-letal; sin embargo, ¡qué risa!, por poco mi cuerpo se desploma al pavimento, antes de que un vehículo pesado, al tratar de esquivarme, colisionara contra un muro. 

Por fortuna, abrí los ojos a tiempo, en el preciso momento que se suscitaba el choque. Con maldad, alegría y actitudes impuras que me dan vida a veces, vi, sumido en un placer enorme, las escenas caóticas más bellas que he podido ver en mi vida. Mi despertar, así lo concebí, era pura poesía, por eso empecé a reírme a carcajadas, por lo feliz que me sentía. Jamás imaginé que mi felicidad iba a ser enconosa, menos que iban a golpearme por eso.

(M.V.)

Jergas: Roche


¿Sabías que la palabra roche, jerga muy usada a nivel nacional, sinónimo de vergüenza, se gestó de la palabra arroz?  

Este vocablo se generó en la década del setenta.  

Es costumbre echar arroz a los recién casados en la puerta de la iglesia. A fines del sesenta e inicios del  setenta, en el siglo pasado, si un joven casado se atrevía a cortejar a una chica, esta lo desairaba diciéndole: "a ti ya te han echado arroz", o "a ti ya te han arroceado", por no decirle estás casado y no fastidies. En tal sentido, eran comunes las  oraciones: "ya te han echado arroz" o "ya te han arroceado". Cuando los enamorados o novios rompían la relación amorosa, muy despechados decían, ella o él, con mueca de desdén:  "le eché arroz".  

Con el correr del tiempo, la oración se sintetizó en una palabra: los rechazados decían: "la fulana me arrochó".  En una reunión social, cuando un adolescente requería a una amiga que lo acompañe a bailar una pieza musical y esta no aceptaba, el solicitante insistía suplicante, diciéndole: "por favor, no me arroches", palabra que luego en forma concluyente se transformó en "roche": "no me dejes en roche, no me des roche, qué roche"; adquiriendo  el definitivo significado.

(  Lucio Córdova Mezones)//

Derechos humanos


Sucesos: semana nacional de los derechos humanos
24 de setiembre

La Declaración Universal de los Derechos Humanos, se hizo después de que saliéramos de una cruenta guerra, donde una minoría, que se creía superior, quería dominar y sojuzgar al resto de mundo. 

Dice la Declaración que "Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos… deben comportarse fraternalmente los unos con los otros (Art 1).  Entendemos que, cuando se dice "nacen…" no significa que se trata de una herencia genética sino de que el Estado así considera a los seres humanos. Se basa en una idea abstracta de igualdad entre todos los ciudadanos y ciudadanas que esconde las diferencias materiales existentes bajo la denominación jurídico-política.

Nuestro país tiene serios problemas de desempleo, peor aún de subempleo, los mismos que se agravan en el caso de los jóvenes que son el 40% de la PEA. En San Martín se refleja esta situación. Veamos qué dice la Declaración al respecto: "Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo".(Art 23)

¿Cómo se cumple este Derecho?: de acuerdo al modelo económico impuesto, el tener un trabajo no es un derecho sino una posibilidad económica. También, según el neoliberalismo, el Estado no puede garantizar el cumplimiento de ese derecho que está sujeto a la oferta y la demanda. Así este derecho humano al trabajo no deja de ser más que una manifestación de buena voluntad: Se da expresión a un derecho que la sociedad capitalista no puede satisfacer. "Nadie puede tener derecho a una situación determinada si a nadie se le obliga a proporcionarla".

Por algo la Declaración dice en su primer párrafo: "Declaración Universal de Derechos Humanos como ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades…"

Pon tanto, los derechos se conquistan, no los regalan.

( Rubén Ponce Herrera)//

Día de la juventud


Sucesos: Día de la juventud
23 de setiembre

La juventud es sinónimo de primavera. La primavera natural es sinónimo de flor vegetal. La flor es sinónimo de reproducción, por tanto, la juventud es sinónimo de reproducción.

   La naturaleza, en su constante evolución, ha hecho que por factores del clima, especialmente de las lluvias, las plantas se programen en etapas de vida; tanto así, que luego de tres meses de descanso, durante la ausencia de lluvias (mayo - agosto), en setiembre, con la llegada de las copiosas lluvias, las plantas reverdecen, brotan raíces, ramillas y hojas nuevas y florecen. Durante la floración se produce la fecundación del óvulo de las flores femeninas y resulta el fruto hasta la cosecha, en momentos previos a la época de ausencia de lluvias. ¿Esta no es una maravilla? Claro que las plantas como seres vivos cumplen las cuatro etapas de todo ser viviente: nacer, crecer, reproducirse y luego morir.

   Algo similar ocurre con el ser humano. En la juventud no hace otra cosa que prepararse para la reproducción: Formación de un oficio o una profesión, para saber en qué trabajar y solventar con recursos económicos en la formación de su generación. Constante dinamismo en el deporte, para fortalecer la masa muscular y moldear el cuerpo, haciéndole atractivo al sexo opuesto. Música mayormente relacionada al enamoramiento, al acercamiento con una pareja del sexo opuesto con fines reproductivos. Conversaciones y escritos casi todos relacionados al sexo opuesto. 

   En el mundo laboral de la juventud, es muy buena la decisión de brindarle oportunidad; empero, la decisión no es buena, cuando se contrata a jóvenes con poca o ninguna experiencia, en cargos de mucha responsabilidad, solo para hacerlos firmar documentos, y "mira y calla, si no quieres perder el trabajo". 

( Luis Ordóñez Sánchez)//

Publicaciones: Yakuruna


Yakuruna, novela de Miuler Vásquez, nos introduce en el mundo de lo mítico, de la leyenda y del misterio, donde el hombre se encuentra inmerso en una selva misteriosa, tropezándose y confundiéndose con los duendes y aparecidos. El habitante es parte de esa selva absorbente que permite la aparición de un ser misterioso como el yakuruna, demonio que convive con otros seres y que se verá envuelto en aventuras, contadas por un anciano, donde tienen participación un kuraka, sus mujeres, los amantes de ellas, sus hijos y el río.

Las historias que acaecen en la novela, contadas por un protagonista anciano y misterioso, a un niño que desconoce su origen, se ven forzadas a hacer descripciones para orientar al lector y permitirle ubicarse en el contexto de la obra.

La selva es el escenario principal de esta novela, juntamente con el río. A cada instante se describe hombres perdidos en el bosque, buscando regresar a la aldea, mujeres escapándose de feroces amantes, perseguidas; pero sobre todo, está el río generoso con el cazador que hace tratos con el yakuruna, a quien salva al quedarse este atrapado debajo de una enorme piedra. Es así que nunca le faltará el pescado, abundante caza, buena comida y esta generosidad le permitirá conocer a una mujer de quien terminará enamorándose para luego protagonizar una situación dramática, en cuyo final tiene que ver el yakuruna.

(Juan Rodríguez) //

Tardes de gloria


Autores: Luis Alberto Vásquez Vásquez / Alberto Ríos Ramírez

Vivir nuestra infancia en la selva, en medio del sol anaranjado y el verdor de la montaña, con el olor de la guayaba y la frescura del atardecer a la orilla del río Mayo, en la añeja ciudad de Moyobamba, ha sido un privilegio que la vida nos regaló.

Caminar por sus callecitas angostas y soñar con las muchachas más bonitas, con la música maravillosa de esos años, es parte de la magia que se instaló en nuestros corazones para siempre.

Y si a ello le agregamos  las tardes felices de nuestra infancia en el santuario del campo 28 de julio y después en el estadio de Moyobamba, para disfrutar de la pasión por el fútbol y los toques de genialidad de tantos futbolistas extraordinarios que se han quedado grabados en nuestra alma, es simplemente el sueño que nos cambió la vida para siempre.

Desde esa mirada de muchachos, que jugábamos además en los barrancos a ser pistoleros del oeste,  hemos escrito estas crónicas de los equipos que llenaron de felicidad esos espacios de nuestras vidas, de la mano de nuestros viejos, que también nos llevaban a ver los partidos en otras ciudades como Saposoa, Lamas, Tarapoto, Juanjui y Rioja y contagiarnos de la felicidad de otros niños que vivían a las orillas de los ríos misteriosos de la Amazonía.

Aquí están entonces esos recuerdos, que laten y que nos emocionan hasta hoy, cuando vamos con nuestros hijos al estadio para respirar esa felicidad, porque como nos cuenta el escritor uruguayo Eduardo Galeano en su libro "El fútbol a sol y sombra", que un periodista le preguntó a la teóloga alemana Dorothee Sölle: ¿Cómo explicaría usted a un niño lo que es la felicidad? No se lo explicaría –respondió- le tiraría una pelota para que jugara.

Agradecemos al fútbol que se jugó en San Martín, en la selva de Perú, porque nos hizo sensibles ante la belleza de la vida, porque nos hizo comprender el arte, la poesía y nos enseñó a ser mejores seres humanos.

(Los autores)

"Poeta universal" Pablo Neruda


Pese a que para muchos, parte de la obra de Neruda representa la idiotización máxima del romanticismo poético, hay quienes todavía lo valoran como un gran poeta, dejando de lado todo el pesimismo que alguna vez plasmó en algunos de sus poemas que la idiosincrasia de la gente enamorada devoró con ansiedad, como lo hace ahora con la música, por ejemplo, donde mientras exista más pena, ansiedad,  licor..., más bonito y más poético parece ser. Se suelen escuchar frases como: "Sufro cuando no estás a mi lado", "me muero si no estás", "daría todo por ti", "por tu amor, me embriago", etc. Neruda, por suerte, lo he corroborado ya por mi cuenta de un modo somero, se aleja de estas composiciones tan patéticas y sin sentido. Más bien, sin desestimar a sus críticos, doy por sentado que su imaginación no se remonta únicamente a los poemas de amor; por el contrario, hay un trabajo interesante dedicado a la tierra y al compromiso social. En "Canto general", para el caso, solo por tomar una muestra, se habla mucho del amor, pero dedicado a la naturaleza; es decir, a la lluvia, a la tierra, al aire... En "Cien sonetos", el amor es un símbolo de pureza, y en "Veinte poemas de amor..., seguramente, pese a lo cotidiano que  suenan los versos, el sentido debe de ser mucho, me imagino.

//El director.// 

Zona de arte

Mayra Iliana Orihuela Rodriguez"Mior". Nació en Tarapoto - San Martín, en 1990. Sus trazos, dibujos e imaginación, son lo que debieran ser  la irrealidad de los seres verdaderos. Estos dibujos son solo una muestra de toda su creatividad, reflejada en figuras un tanto góticas y oscuras, pero llenas de esplendor.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Personaje ilustre: Raimondi


Antonio Raimondi

Genaro Sánchez Ramos

Giovanni Antonio Raimondi Dell'Acqua nació el 19 de setiembre de 1826 en la ciudad de Milán. Fue un prominente investigador, naturalista, geógrafo, explorador, escritor y catedrático italiano, su especialidad consistió en un profundo y esmerado estudio de la fauna, flora y geología peruana. 

Llegó al Callao en 1850, huyendo de los horrores de la guerra por la independencia y unidad de Italia y cautivado por los recursos naturales del Perú pues de los 40 años que vivió en él, 18 años viaja por casi todo su territorio con el fin de conocer más a fondo su naturaleza y sus habitantes ya que desde Italia los había estudiado bien.

Fue catedrático de la Universidad de San Marcos en Lima. La elección del Perú como destino para sus investigaciones fue un hecho consciente y emotivo. El desconocimiento científico de la legendaria tierra de los incas fue su primer estímulo. Financió sus primeras expediciones con sus propios recursos. Recorrió miles de kilómetros por itinerarios de gran dificultad en regiones prácticamente desconocidas, navegó por el Marañón, Ucayali, Huallaga  y Amazonas, entre los ríos orientales más importantes, descubrió la estela Chavín así como la imponente puya, los que llevan hoy su nombre en homenaje a su obra.

Raimondi fue sin duda el principal referente científico de nuestro país de la segunda mitad del siglo XIX. Su personalidad y méritos intelectuales le valieron ser reconocido como integrante distinguido de las más importantes asociaciones científicas del mundo.

"El Perú", su obra más sobresaliente fue editada en seis tomos entre 1875 y 1913, en la cual, en su prefacio, anima y aconseja directamente a todos los peruanos a estudiar las riquezas naturales del Perú, hecho que lo convierte por virtud, para muchos historiadores y escritores, como un genuino enciclopedista y verdadero peruanista. En 1862, al publicar su obra: "Apuntes sobre la Provincia Litoral de Loreto", Raimondi narra sus viajes por la selva encontrándose con hibitos, cholones y otras etnias, describiendo las características de los pueblos amazónicos, tiempos en que el Cercado de Moyobamba, Tarapoto, Tingo María, Pachiza, Yurimaguas e Iquitos pertenecían a Loreto.

Murió en la ciudad de San Pedro de Lloc, La Libertad, el 26 de octubre de 1890. En su memoria y por su aporte a la cultura peruana, existen  bustos, colegios, estatuas y plantas que llevan su nombre.//



El Perú es un mendigo sentado en un banco de oro

Teresa Vela Vásquez

Sin duda  la frase "El Perú sentado en un banco de oro" es una de las primeras que aprendimos desde nuestros inicios en educación básica regular,  primeras letras como expresión repetida del viajero italiano, Antonio Raimondi; quien además no fue solamente un viajero empedernido sino también un naturalista, investigador y académico de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Desde niño sintió pasión por las Ciencias Naturales y se cuenta que con sus ahorros compró un pequeño laboratorio, que funcionó como el principal juguete de su infancia. Era un niño a quien le gustaba también pintar y desarrollar una veta de acuarelista y dibujante que fue fundamental en su carrera, puesto que la botánica de sus días obligaba a pintar las plantas de las que se hablaba, ya que no existía la fotografía. 

Sin lugar a dudas la frase repetida por Antonio Raimondi para muchos es una baja autoestima  por el tema de la mendicidad  y con ello, la presencia de un desaliento que supone resignación a la postergación. El asunto no es quién dijo. Otros dicen que fue el viajero alemán Alexander Von Humboldt. El problema es la comodidad, la desidia que provoca el conformismo de un país "lleno de riquezas", pero, están ahí nomás, haciendo caso omiso de las coordenadas necesarias de "trabajo" y/o "inversión", ambos pilares del desarrollo de un país; ayudó a inculcar la conciencia sobre el trabajo que nos falta desarrollar a los peruanos para hacer verdaderamente grande a nuestra nación. Quizás estuvo animado por una concepción rentista de la riqueza y definitivamente pecó de una exagerada percepción de los recursos naturales y una suerte de miopía para observar con claridad que el trabajo es fundamental para lograr la riqueza. Nos queda a nosotros el reto de seguir trabajando con nuestro capital humano para potenciar las riquezas, que acaso nos las recuerda permanentemente la cornucopia que luce nuestro Escudo Nacional.

      Es verdad que  nosotros no sabemos aprovechar los recursos que nos da el Perú. Todo peruano tiene que  saber que somos ricos en flora y fauna; creo que somos neófitos al ver que empresas extranjeras explotan ¨nuestro banco de oro¨. No es que esté en contra de la inversión extranjera, pero, de pronto "sentados" somos espectadores de cómo otros se llevan nuestra riqueza.

Finalmente, la frase utilizada por Antonio Raimondi no quiso herirnos al expresar que EL PERÚ ES UN MENDIGO SENTADO EN UN BANCO DE ORO (1980), todo lo contrario, quiso que despertemos a la realidad para captar el mensaje en su verdadera dimensión. Ahora, parece que fuéramos no sólo mendigos, sino, además de eso, ciegos que no vemos los recursos naturales del país que se los llevan unos cuantos privilegiados con la complicidad de nuestros gobernantes, casi gratis, vía TLC; también somos sordos porque no escuchamos las palabras como las de Raimondi en su oportunidad, que nos daban a entender que nosotros somos los dueños y que, como tales, deberíamos poner condiciones a favor de la nación, al vender o al concesionar los recursos naturales de nuestra sagrada patria.// 

Relato: Violación


Autor: Félix F. Quiroz Enríquez

Luchaba por desasir sus lánguidas muñecas de las garras de aquel energúmeno. El degenerado la había depositado con fuerza contra el suelo en posición de cúbito dorsal y la tenía atrapada sobre un pedregal. Al caer violentamente de posaderas, la muchacha se había golpeado la cabeza, pero el temor a ser ultrajada no permitió que perdiera la razón. 

María es la única de cinco hermanas que siente la necesidad de estudiar. Ella tiene que trabajar para pagar los gastos que genera el sistema educativo peruano. Además, tiene que luchar contra el pensamiento de su padre que es un túnel negro que va hacia el pasado conservador en cuanto a matrimonio se refiere. El conocimiento de este, cava en las profundidades de las tradiciones caducas para dar validez al marido como  el centro del hogar y el que corre con los gastos de la casa. No hay que juzgarlo mal por su forma de pensar, ya que, esa costumbre, él la aprendió desde niño de la boca de sus padres y en algunos pregones de los "pastores" que pasaron por la iglesia a la que asiste todos los días. Pero, María está hecha de otro molde cerebral, su pensamiento va más allá de las simples palabras que le dice su progenitor. Es una alumna aplicada, muy responsable, además, enteramente humilde. Rasgos significativos que nos llevarían a afirmar que es y será una excelente ciudadana.

El pueblo en el que reside María es un caserío formado por una colonia de naturales de la selva e inmigrantes de la sierra. Ambas razas conviven con diferentes tradiciones y virtudes morales y rara vez se desposan.  Pues bien, los shishacos, como así les llaman a los inmigrantes de la sierra, asisten a misa todos los días, de siete a nueve de noche. Allí algunos rezan, mecánicamente, las oraciones aprendidas desde niños y cantan sin concentración todos los coros de su fe. Pero, siempre que María ingresa a la iglesia, hay un par de ojos que se encienden en su angelical figura.

Un día, la muchacha, en su cocina, con todos los ánimos descargados en sus hábiles manos, prepara el almuerzo para llevarlo a su padre, quién cultiva el algodón en el campo, mientras una mente insidiosa, a cinco puertas de su casa, adereza sagazmente el momento y el sitio para cometer un fatal latrocinio. El almuerzo de la joven ya está cocido y el perverso plan del hombre también. María arregla la comida en platos bien amarrados con manteles blancos y los coloca en una matizada alforja. Mira el reloj y ya es hora de emprender la marcha. Sale de prisa porque quiere ganar tiempo para llegar al colegio. Desde no muy lejos, dos pecaminosos ojos la miran en su recorrido y salen tras ella, pero más allá se quiebran por otro rumbo para no levantar sospechas.

María deja el almuerzo a buena hora, entonces procura regresar. Ahora, su pensamiento se centra en sus labores escolares. Más abajo de su recorrido, los perseguidores ojos se acurrucan debajo de un matorral y la mente que los dirige espera impaciente a su víctima.

María camina contenta, con la razón puesta en todas sus tareas, sólo espera que los profesores las revisen y digan que están bien. Cuando está a mitad del camino de regreso, dos manos que más parecían garras de una enfurecida bestia la sujetaron con fuerza, rápidamente un pesado cuerpo de hombre se le abalanzó encima y la hizo caer sobre un accidentado suelo bañado con desiguales pedruscos. Sintió que una roca le golpeó la cabeza, pero aun así no perdió la razón. No iba a permitir que aquella bestia inhumana abusara de ella. Una piedra, disconforme a las demás, le arañaba la columna; debería causarle gran dolor, sólo que, en la desesperación, eso no importaba. Movía su cuerpo, serpenteándolo para quitarse el gran peso de encima. Sintiendo cada vez más el frenesí  brutal de aquel desadaptado mental, la contextura delgada de la jovencita logró sacar fuerzas de flaqueza y, con sus  manos aún presas, deslizó al depravado por encima de su cabeza, quedando al descubierto el abdomen lujurioso de su verdugo, listo para recibir unos dientes crispados. Las potentes mandíbulas de la muchacha desubicaron al hombrezuelo, el mismo que, gritando y encogiéndose de dolor, dejó en libertad a la joven, ya que sus manos ahora se ocuparon en sobar su reciente lesión. La jovencita, aprovechando el momento, rápidamente cogió su alforja que estaba tirada en medio del camino y corrió lo más veloz que pudo en dirección al caserío, dejando atrás a un ovillo humano revolcado sobre las piedras.

Al llegar a su casa, sudando y con el corazón agitado, tomó la decisión de no contar lo sucedido a su padre, ya que este diría, seguramente, aunque no fuera cierto, que el mal incidente le ocurrió por andar coqueteando con los muchachos del pueblo. Entonces, decidió contárselo al pastor de la iglesia a la que asiste ella y el degenerado hombrezuelo, el mismo que le doblaba en edad. Estaba segura que el canónigo le daría una buena salida y le ayudaría a salir de ese trance. Tal acto merecía una denuncia judicial.

Contó lo ocurrido al predicador. Este se quedó asombrado y prometió a la muchacha hacer una misa para salvaguardar las normas morales de los creyentes. En horas de la noche, sólo se escuchó de parte del predicador decir: 

–Hermanos míos, oremos por  nuestro hermano Fidel quién ha sido tentado por "el diablo". Recemos para que no sea tentado y lleve una vida tranquila.
El hombrezuelo, aludido en la misa, en un rincón de la Iglesia, sin escuchar nada, no quitaba la vista de la joven.//

Democracia

Día internacional de la democracia
15 de setiembre

La democracia es participación del pueblo. Es un sistema que da la facultad al pueblo de elegir a sus autoridades. Se supone que, en el gobierno, las autoridades deben encontrar los mecanismos de permanente participación del pueblo. Democracia no es solo acudir a las urnas cada cuatro o cinco años y que los gobernantes hagan lo que quieran. Esa modalidad se está haciendo ahora en diferente grado.

   Democracia es elaborar un plan maestro de largo alcance a nivel nacional (algo se hizo con el Pacto de gobernabilidad) y con el fiel cumplimiento de los pobladores. Democracia es respetar las normas. Democracia es no tolerar la corrupción de nadie, menos de congresistas y funcionarios de confianza. Democracia no es debilidad. Democracia es el poder del pueblo.  Democracia es respetar y hacer respetar la vida humana. Democracia es respetar y hacer respetar el medio ambiente natural. Democracia es abolir la ociosidad, la mentira, la delincuencia, el analfabetismo. Democracia es fomentar la cultura en toda su existencia.

   Con un gobierno totalitario no hay huelgas ociosas, no hay subversión, disminuye el narcotráfico, no hay inflación, no hay devaluación monetaria. ¿Qué es eso? La juventud tiene la lectura de una realidad equivocada. ¿Por qué en democracia permitimos huelgas, el recrudecimiento de la subversión y el narcotráfico con las consecuentes muertes de personas inocentes? ¿Quién ha dicho que democracia es fragilidad, es dejadez? ¿En democracia se vive en un estado de derecho, en base a las normas legales, dictadas por el Congreso de la República y los Gobiernos en los tres niveles? Lo que pasa, es que por los malos comportamientos de los gobernantes, están gastando las imágenes de las autoridades, que han perdido credibilidad de la población. La democracia es de todos, por tanto, debemos cultivarla y respetarla.

(Luis Ordoñez)

No es nada personal


Una mirada antropológica

Han sido horas y horas que le he dedicado a "No es nada personal":  aprendí que se puede mirar no solo el alma de la gente sino que podríamos encontrar el remedio contra el dolor, soledad y la ingratitud. 

Aprendí que se puede vivir con intensidad, en medio del bullicio donde los hombrecitos de blanco y de frac deambulan por prostíbulos, bares, y duermen en las calles de la indiferencia de millones de ojos, que también se encuentran en las empresas privadas e instituciones del Estado. 

Bingo amigos: encontré los versos altisonantes y bonachones. "Contigo": "...descubre tus miedos / desnúdate, / que cada segundo / sea eterno; / que cada caricia / te pertenezca solo a ti". Cada uno de nosotros, tenemos nuestro Máximus, ego del demonio y Mínimus, un héroe caído. A ambos los llevamos dentro: son nuestras sombras que nos siguen a donde vayamos.  

Carl Jung, a quien se le considera el teórico del "inconsciente colectivo" dijo que vivimos naturalmente en estado inconsciente en un mundo de duendes, demonios, magos, y que poseemos parte de los dioses y de los demonios, de los sabios y de los malhechores.

  Miuler se pregunta, ¿alguna vez fuimos los mejores? , y se responde que "tal vez" y se sumerge en la etnohistoria, "eran tiempos de soñar despiertos, de disfrutar buenos conciertos de rock, de enfrentarnos por debates tontos y sin sentido, de maquinar ideas de futuro… eran otras épocas". 

   En un tira y afloja de muchas cosas que importan, nos aconseja que cerremos nuestros ojos y olvidemos lo que está pasando alrededor del mundo. "Entonces vuelvo a la nada, al vacío y la sinrazón de un desvarío de mi alma perdida" 

( Fidel Crisanto)//

Publicaciones: El árbol

Autor: Miuler Vásquez González

«EL árbol» es un monólogo incesante de sucesos enmarañados que se presentan gracias a la mente alucinada de un personaje, quien utiliza como refugio una vieja casita construida en la copa de un árbol. Este extraño ser, confunde la realidad con la fantasía en el intento de contar una historia genuina.

Entre sus desvariados diálogos con su entrañable «amigo», describe cuatro generaciones de reyes obsesionados con un «árbol» que continuó vivo pese a haberse convertido en un enorme y misterioso castillo de madera, en cuyo interior transcurren hechos increíbles, utilizados como pretextos para reflejar la mediocridad y la crueldad del hombre poderoso ante el débil.

En toda la novela no se encuentra nombres de personas; sin embargo, el autor se encarga de presentarnos, con cuidadoso detalle y haciendo gala de su habilidad con las letras, a personajes entre los que encontramos: niños, jóvenes, adultos, ancianos, animales y seres animados, quienes toman vida y nos expresan sus pensamientos, pasiones, estados y sus anhelos. Lo mismo sucede con los lugares, y nos va envolviendo en una gran aventura de colores y circunstancias mágicas. 

A través de la novela el autor anima a los jóvenes a despojarse de sus temores para emprender, a temprana edad, la búsqueda de sus respuestas a todas las preguntas que muchas veces por dejadez se pierden en el olvido.

Las reacciones psicológicas que acontecen en los personajes, guardan relación con las manifestaciones de sentimientos más oscuros experimentados por el hombre celoso-machista que maquina estrategias policiacas para descubrir la infidelidad de su pareja. Otro tanto sucede con la sabiduría casi instintiva de la mujer calculadora, que sufre de víctima y goza siendo falsa.

A continuación, tomo un fragmento del libro, que creo nos introduce en el trasfondo de la obra: «¿Ves este árbol? Es alto, corpulento, lleno de vida. Si vieras, comprobarías que en su tallo, ramas y hojas, hay una ciudad diminuta. Seres vivos, pequeños, grandes, insectos, reptiles, arácnidos… Seres inofensivos, dañinos, venenosos, predadores… ¿y acaso ellos están gobernados?, ¿acaso se los llevan a encerrar cuando se matan unos a otros?, ¿acaso se juzgan cuando se aparean?… El único que arruina esta civilización perfecta es el hombre: él es quien verdaderamente destruye, por placer; él quien persigue y mata sin sentido; él, ser de estirpe de dudosa creación, imaginativo, es quien altera la conformidad de la existencia».

(Daphne Viena) //

Libro: Pamashto



Centro Ceremonial de Pamashto
Autor: Rubén López Hidalgo

La presente obra, rompiendo la indiferencia de muchos, especialmente de las autoridades de Lamas, surge con singular contenido y expectativa, gracias a la audacia y perseverancia de su autor, quien intenta por todos los medios de relievar el estudio  del enigmático lugar que debe ser considerado "Patrimonio Cultural de Lamas".

Como testimonio inobjetable de la presencia humana antigua en esta parte del país, se yergue imponente este lugar que esconde muchos enigmas, dado que como dice el autor, "es un extraordinario escenario, de piedras colocadas unas sobre otras y que forman un círculo, construido para observar la aparición de fenómenos astronómicos como el solsticio de invierno (21 de junio)". Esta aseveración tendrá su sustento cuando relacionemos el quehacer de la sociedad antigua peruana de adorar al dios Sol como máxima deidad de la existencia del mundo y su interrelación con la agricultura.

El autor pretende reavivar la identidad histórica de los habitantes del lugar, y a partir de ello, considerar su historia y cultura. Finalmente, puedo inferir que "CENTRO CEREMONIAL DE PAMASHTO - Solsticio de Junio", es abono para la germinación de una auténtica identidad y con ello lograr el desarrollo de la comunidad de Pamashto.  

(Félix Ramírez Cuesta)//

Personaje ilustre: Raimoindi

Antonio Raimondi y su importancia en la historia del Perú

Al celebrarse conmemoración de un nacimiento más del insigne Antonio Raimondi, es propicia la ocasión para analizar el proceso histórico de nuestro país. Seguramente pocos van a interesarse en esta intención; pero el Perú, esté como esté, conserva una historia forjada por grandes hombres, uno de los cuales es este de quien nos ocupamos.

Raimondi, italiano de nacimiento y peruano de convicción hasta su muerte, conoció a fondo el Perú antiguo. Sus viajes de reconocimiento y estudio, sumado a la intensidad de los detalles que su prodigiosa mente retenía, hicieron de sus publicaciones verdaderas obras no solo de trascendencia histórica, sino de una gran belleza literaria. Publicó innumerables trabajos, también sobre botánica, cartografía y otras memorias de análisis. 

En el afán de búsqueda de información al respecto de este gran hombre, encontré que, algunos de sus libros, completos, están en los servidores de google books, para regocijo de quienes quieran viajar a través del tiempo.

Grande Raimondi.

(El director)// 

Zona de arte





José Asunción Arteaga Jiménez "Ashuco". Nació en Lamas - San Martín, en 1984. Sus pinturas, según su retrospectiva, se acercan al realismo mágico. Los cuadros que se muestran en este espacio, son solo algunos de los muchos que el autor posee. Pronto, esperamos, se publicarán más. Realmente un gran talento sanmartinense.

Peruano ilustre: Manuel Scorza

En este mes de setiembre de este año 2012, para ser más precisos, el  próximo domingo  9 de setiembre, este extraordinario hombre, poeta en verso y en prosa: Manuel Scorza Torres estará cumpliendo 84 años de NACIDO (Lima); y el próximo 28 de noviembre, 29 años de trágicamente FENECIDO (Madrid).

Los que lectoescribimos, sabemos y estamos convencidos de que la vida tiene dos lindes, el  nacimiento y la muerte; pero para no morir "en los demás" hay que lectoescribir,  y gracias a ello  Manuel Scorza Torres puede estar, ahorita, en y con nosotros.
Ahorita, Manuel Scorza Torrres, en verso: "Las Imprecaciones"  (1955), "Los Adioses" (1959), "Desengaños del Mago" (1961), "Réquiem para un Gentilhombre" (1962),  "Poesía amorosa" (1963), "El vals de los reptiles" (1970), "Poesía incompleta" (1970). Representa una perspectiva de los problemas del Perú actual y del obrero y minero latinoamericanos. "…el poeta encenderá la hoguera donde arda este mundo sombrío" (En "Epístola a los poetas que vendrán" de "Las Imprecaciones")

Y, Manuel Scorza Torres, en prosa: "Redoble por Rancas" (1970), "Historia de Garabombo, el invisible" (1972,  "El jinete insomne" (1977), "El cantar de Agapito Robles" (1977),  y "La tumba del Relámpago" (1979); cada uno de estos títulos (realmente metáforas) de 5 novelas, cantares o baladas que desarrollan la historia de una larga guerra silenciosa librada por los campesinos del centro del Perú. También tenemos a Manuel Scorza Torres en "La Danza inmóvil"  (narración, en París, de un ex guerrillero del Perú sobre sus experiencias en la selva peruana).

"—¿Qué novedades hay allá arriba? —preguntó, con sencillez, Rivera. 
—¡Todo anda boca abajo, Personero! La policía persigue a todos los habladores. Se han llevado a muchísimos presos. El mismo Alcalde de Cerro está encarcelado en Huánuco. Tú tenías razón, Sapito. No es Jesucristo quien nos castiga, son los americanos.
—¿Se ha convencido, don Santiago?
—¡Me convenciste, Fortunato!" (En "Redoble por Rancas")

Para que el poeta en verso y prosa, Manuel Scorza Torres nos acompañe, lectoescribamos siempre sus obras. 

(Roldán del Águila García)



Vals Gris 
a Ricardo Tello 

Las torres más valientes
agachan la cabeza
cuando el otoño llega
con el plumaje acribillado. 

En otoño los árboles
encienden sus ojos más tristes. 

Otoño sin embargo era
cuando miré en tus ojos
comarcas donde ardía otro sol. 

Agosto, el cojo malvado,
escupía las ventanas;
la niebla graznaba en los tejados. 

Pero nosotros caminábamos
—oh praderas, oh puentes—
por países de diamante. 

Tus veinte años saltaban como peces
y el corazón merlín se me saltaba. 

En el palacio de las luciérnagas
bailamos danzas desgarradoras.
Hoy llega sin ti el otoño
y sin ti los crepúsculos desalentados
sólo saben ponerse sus viejos trajes.
Los pájaros idiotas
repiten verdosos
las canciones de ayer. 
Lentas cruzan el cielo
las tardes astrosas. 

Pobre es el mundo:
sólo tú autorizaste lo maravilloso. 

Vivir es largo.
Ave carnicera es la Melancolía. 


II 

Cuando paso bajo tus balcones, cuando atravieso los patios, jadeante bajo el peso precioso de mi caparazón, tú miras la nieve de remotos países. 

Yo cruzo humildemente el jardín, pero tú no desciendes a mirarme: absorta estás ante el rosal de curvado pico. 

Tal vez es el crepúsculo: arde tu rostro extrañamente. 

Voy entonces hacia ti: cruzo polvorientos salones, recorro sumergidos palacios, hasta que miro parpadear tus ojos palúdicos. 

Entonces chillas, saltas de rama en rama y huyes graznando como si tuvieras la pata quebrada. 

(Extraído de Los desengaños del Mago)

Versos: Félix maquén


Autor: José Félix Maquén Gamarra.
Autor del himno a Bellavista y forma parte del Centro Cultural REZISTENCIA. Ha publicado el poemario  «Latidos»


Viajera luna
trotecillo rápido de niño
hacia materna risa 
campesina

O
imagen cielo
río… brotando subterráneo
desde el alma
O
inalcanzable redondez 
sueño utopía
de la O que fuera
la vida.


Cuando llego…

Cuando llego
al pequeño pueblito
donde moras
presurosos mis pasos
me llevan hacia ti. 

La voz de las retamas
deletrea tu nombre
en mis oídos
cual verde sinfonía
de tierra en eclosión.

Siento el aroma de la selva
que me empala
siento ríos crecer 
y desbordarse
la dimensión infinita
de tu ser
el mío invade
desnudando  regiones escondidas
de mi imaginación.

Allí están tus ojos
precipitándose en cascadas
allí están tus labios
encendiendo ígneos volcanes
allí están tus manos
poblando la esperanza
y tu sonrisa
reduciendo la distancia 
que me separa de ti.

Relatos: Yakuruna (fragmento)


Autor: Miuler Vásquez González

Hay una laguna encantada que pocos pueden ver, muy cerca de una ciudad extinguida a la que los exploradores del lugar han denominado Pahatin. Muchas personas me hablaron de su existencia, así que un día fui a buscarla.

Caminé en varias direcciones, pacientemente, mirando a todas partes y sin detenerme en los obstáculos. Ya sabía que era difícil, y que en cualquier momento la naturaleza iba a detener mi avance. O llovía y lo desbordaba todo, o alguna serpiente andaba acechándome, o una bestia salvaje me perseguía… Iba pensando en la más atroz de las desgracias, aunque qué podría ser más monstruoso que yo mismo.

Sí cayó la lluvia, también el río inundó mi emplazamiento; aun así no me detuve, por nada. Anduve por unas rocas, escalé una montaña al parecer interminable, descendí a un abismo, me cansé, y ya cuando me sentí en otro lugar, uno muy distante y diferente del que buscaba, la laguna se impuso ante mis ojos. Supe que era mi lugar, todo mío, porque al darme la vuelta, Pahatin se imponía ante mí con inconmensurable belleza.
  
Estaba caminando aquella tarde por los alrededores de esa laguna, cuando un hombre a quien no pude ver, desde atrás me sumergió hasta lo más profundo de sus oscurecidas aguas… Abajo hay lodo, mucho lodo, pero el agua ahí es clarita, diferente a lo que se ve en la superficie.

No he podido durar mucho bajo esas aguas, no es igual que en un río; escasos tres minutos resistí, enseguida intenté salir a la superficie, en vano, porque el lodo me atraía con una brutalidad bárbara. Difícil me era librarme de esa fuerza misteriosa, aunque no sé cómo mi cabeza vio el exterior unos segundos, los suficientes para respirar una sola vez, antes de caer de lleno en aquel fondo enlodado.

En los segundos que salí a respirar, vi a un hombre mirarme desde la orilla; era igualito a mí, y estaba vestido con la misma ropa que yo llevaba puesta. Alguna seña debió de hacerme con sus manos, pero no pude verle bien porque esta vez me sumergí hasta el fondo, desvanecido no por el cansancio sino más bien por la impresión de haberme visto a mí mismo, sin que me importara morir y resuelto a extinguirme.

Empecé a tragar agua, barro, todavía consciente; luego cerré mis ojos, acostumbrado en estos casos a dejarme llevar por lo incierto, y fue que una capa muy fría, de agua, o lodo, o no sé qué, me dio pase a un escenario nuevo que en breve descubrí, muy conmocionado, en el momento que intentaba cerciorarme de mi supuesto deceso. Todo era muy extraño, empezando por los peces, las raíces de algunas plantas, las cavernas… En principio, nada estaba conforme; es decir, las cosas y seres vivientes, incluyéndome, cambiábamos de lugar muy a menudo y lo hacíamos de forma invertida. Me costó acostumbrarme, era raro andar de cabeza; sin embargo, con el paso de las horas, me pareció tan normal, que me hice la idea de vivir así toda mi vida.
Los peces eran muy grandes, ninguno de forma conocida, todos de colores intensos, relucientes. Vi uno amarillo, otro azul, uno parecido al arco iris, uno rojizo…, cada cual moviéndose con lentitud y sin temor de mi presencia. Pasaban rozándome estos peces, e iban a las cavernas o se perdían en la distancia. 
Las cavernas, en sus interiores contenían estructuras simétricas, arriba unas enormes piedras puntiagudas, lo mismo abajo, cual si fueran dientes filudos. También estas estructuras eran coloridas: verdes, amarillas, rojas… ¡ninguna oscura por dentro! Yo las escudriñé con detalle, me tomé el tiempo necesario para mirarlas en busca de una explicación razonable, y así estuve mucho tiempo, días y días, curiosamente sin sentir hambre, ni sueño, ni cansancio.
De las raíces, cada cual con tamaños y formas distintas, incrustadas en la superficie y flotando en diversos puntos cada cierta distancia uniforme, puedo afirmar que eran como puntos de ubicación. A veces las veía de color verde, pero distintas a la coloración de una hoja; más bien era un verde indefinible que se opacaba un rato y otro se volvía luminoso.

Bajo mis pies había un espejo de área indeterminada, enorme; podía verme en él  si me detenía, mas cuando caminaba, sentía estar sobre un vidrio delgadísimo, debajo del cual había una gran ciudad en ruinas, sepultada por el agua. 

Una vez, caminando por el borde de una caverna, llegué a un lugar en donde, pese a no detenerme, me vi en el otro lado. Inicialmente estaba ante un espejo, luego, siendo yo mismo pero del lado contrario, me quedé inmóvil ante el inusual cambio. Y mientras reaccionaba, la otra parte se iba alejando, dándome la espalda. Fue ahí cuando me lancé contra el espejo, sin importar que se rompiera; pero no se rompió, ni impacté contra nada: sencillamente, de nuevo el lodo, agua, y la respiración contenida a punto de asfixiarme, me obligaron a buscar el exterior. 

Nadé desesperado, mi cabeza emergió del agua y…  afuera, quien me había empujado, o sea yo mismo, me atrajo hacia él. Me sentí muy extraño, con frío; aun así me metí dentro de su cuerpo  y acabé derribándolo en la arena. Cuando me desperté, estaba tendido en la orilla, mirando con asombro las azuladas aguas de aquella laguna encantada.

Nunca vi nada semejante en mi vida, todo aquello me pareció maravilloso. Todavía cada vez que voy a ese lugar, me sigo emocionando con su belleza… 
Nada más.

Ahora voy a ponerte las vendas para llevarte de regreso. ¡Cierra los ojos! (...)

Sobre la lectura


Día internacional de la alfabetización, 8 de setiembre


Alfabetizar es enseñar a escribir y leer a quienes no lo saben; pero también es enseñar el manejo de alguna herramienta que pueda servir para solucionar una necesidad inmediata. 

La comprensión lectora tiene que ver con la abstración de lo leído, y la lectura, desarrolla mayores enlaces neuronales y hace que el cerebro procese la información con mayor precisión.

A diario en los periódicos se leen muchos artículos escritos sobre el desinterés por la lectura;  sin embargo, también es cierto que las  personas que escriben sobre el tema no son asiduos lectores o por el contrario  los que  lo practican  se han encerrado en sus "conocimientos" y se han creído los iluminados del saber absoluto, olvidándose  que existen múltiples  habilidades  y dimensiones que desarrollamos  los seres humanos para satisfacer  nuestras  necesidades vitales que en este siglo se hacen más exigente. 

Por otra parte, el Perú es un país a donde  llega gente de todas partes y con ellos  múltiples culturas, esta invasión es un fenómeno constante y ha contribuido a la creación de las multi-necesidades  para convertir a la población  en consumidores, sobre todo de elementos distractores que  crean desestabilidad emocional e incultura de  lectura.

Con esta declaración no justifico la falta de  cultura por la  lectura en nuestro país; al contrario, trato de entender las razones de su existencia. Lo que sí  me atrevo a afirmar es  que  es una enfermedad de muchos años que exige un plan  de  cura inmediata  a cargo de un contingente unido de soldaditos que levanten las  banderas de la lectura para hacer cultura en todos los pueblos del Perú. 

(Daphne Viena)