Ley de Cultura a debate en México. Se opone la comunidad científica e intelectual

Insisten que la propuesta implica el desmantelamiento de las instituciones culturales

Arturo Jimenez

La Jornada

Las manifestaciones de protesta en contra de la iniciativa de ley de cultura, presentada el 20 de septiembre pasado por el presidente Vicente Fox al Congreso de la Unión, continuaron en la forma de una ‘’ofrenda-mitin” ante el acceso lateral de la Cámara de Diputados. Dicho proyecto es anticonstitucional, centraliza funciones en el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA) y busca la privatización de los bienes arqueológicos, históricos y artísticos propiedad de la nación, expresaron inconformes que pidieron a diputados de todos los partidos políticos no aprobarlo.

La ofrenda-mitin fue realizada por integrantes del Frente Nacional de Defensa del Patrimonio Cultural, muchos de ellos dirigentes, ex dirigentes y trabajadores administrativos, técnicos y manuales del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de la capital del país y los estados de Veracruz, Tlaxcala, Hidalgo y México.

Un grupo fue recibido por el presidente de la Comisión de Cultura, el diputado priísta Filemón Arcos, a quien entregaron varios paquetes con 746 fojas y 14 mil 662 firmas de ciudadanos que demandan la no aprobación de esa iniciativa.

También le entregaron un documento de cuatro cuartillas dirigido a todos los integrantes del Congreso, en el que argumentan su rechazo al proyecto de ley.

Petición a los partidos

Desde su creación -se plantea en el documento- el CNCA, adscrito a la Secretaría de Educación Pública (SEP) y hoy dirigido por Sari Bermúdez, duplica funciones, centraliza presupuestos e intenta subordinar a los órganos desconcentrados que cuentan con facultades propias plasmadas en sus leyes orgánicas, como el INAH y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Agregaron que el CNCA ha buscado controlar a las dependencias culturales nombrando y removiendo a sus titulares, como lo hizo de manera reciente con el director general del INAH al sustituir a Sergio Raúl Arroyo por Luciano Cedillo.

‘’La intención de darle un marco jurídico al CNCA, en las condiciones de la iniciativa, representa el desmantelamiento de las instituciones de cultura (INAH e INBA), la centralización del presupuesto y de las decisiones en la persona titular de ese consejo, la oficialización del burocratismo, la separación de la cultura y el patrimonio cultural de los procesos públicos de educación, la exclusión de las comunidades y los pueblos indios, el rechazo a la pluriculturalidad, la pérdida de identidad y de soberanía y la entrega de los recursos culturales, sociales e históricos a las trasnacionales, la iniciativa privada y el clero.”

Por ello, pidieron a los diputados del PRD, PRI, PAN, PVEM y PT abrir ‘’procesos más amplios de consulta y análisis” y que se rechace la iniciativa de Bermúdez y Fox, ‘’en defensa de los valores y la soberanía nacionales que representa el patrimonio cultural, sus símbolos y su historia”.

El patrimonio cultural, insistieron, debe mantenerse como responsabilidad del Estado mediante la SEP y sus instituciones como el INAH y el INBA.

El factor Chuayffet

Arcos, quien se dio tiempo mientras sesionaba la Cámara, recibió en sus oficinas a una representación encabezada por Claudia Leyva Corro, Luis Adolfo Gálvez y José Luis González Meza.

Los inconformes le expresaron que no iban a ‘’cabildear” sino a argumentar el rechazo al proyecto de ley, advertir sobre la amenaza de ésta al patrimonio cultural y su función social.

Le dijeron que están enterados de la intención de crear el puesto de ‘’gestor cultural”, lo cual violaría derechos laborales, le aclararon que no forman parte de los académicos afines al Parlamento Alterno de Cultura y Educación y le pidieron que externara su posición y la del PRI sobre la ley Bermúdez.

Arcos respondió que su partido tomaría una decisión y la haría pública después de una reunión con Emilio Chuyffet, coordinador de la fracción priísta.

Señaló que se están escuchando todas las voces para ser incluyentes, explorar consensos y llegar a una solución. Sin embargo, Arcos reiteró que desde el principio advirtió que el proyecto de ley era una ‘’Torre de Babel” y que sus ‘’simpatías” estaban con quienes la rechazaban.

Los trabajadores comenzaron la instalación de la ofrenda a las nueve de la mañana y durante más de una hora colocaron tamales, panes y frijoles, flores de cempasúchil, copal, cirios y fotografías de Demetrio Vallejo y otros líderes del movimiento ferrocarrilero.

A un costado, en los tubos de la reja lateral, pegaron mantas, cartulinas, máscaras y calacas de cartón multicolores. Las cartulinas mostraban calaveras contra la iniciativa de ley.

En una se leía: ‘’La calaca está enfurecida/ porque los diputados panistas/ antes de su partida/ la ley de Sarina-Catrina quieren aprobar/ para que Conaculta, cual majestad divina/ todo sobre cultura pueda manipular

Leave a Comment

Creative Commons License