martes, septiembre 20, 2011

Poemario: Estética de las revelaciones

Categories: Cromwell Castillo Cabrejos, Estética de las revelaciones, Libros


[ESTÉTICA DE LAS REVELACIONES]
de Cromwell Castillo


Presentamos parte del poemario ESTÉTICA DE LAS REVELACIONES, trabajo editado por Cascahuesos Editores. En las próximas semanas se estará presentando en diversas partes del Perú.

El poemario está compuesto por cuatro partes: Agua, Fuego, Tierra y Aire; cada parte contiene 10 poemas...

Saludamos esta iniciativa y damos a conocer este maravilloso trabajo.

Sobre el autor:

Cromwell Castillo Cabrejos, (Motupe – Lambayeque – Perú, 1981). Miembro fundador del Grupo Literario Signos. Artista plástico y representante de El espacio del arte: Galería de arte contemporáneo, en Lambayeque. Ha obtenido algunos premios literarios. Es autor de Agua y Transfiguración o el sonido –poemarios incluidos en el libro Signos (Tiro de Gracia Editores. Chiclayo, 2007)–, ¿Dónde acaso es camino? –poemario incluido en el libro Demolición de los reinos (Sol Negro Editores. Lima, 2010)– y la plaqueta Fuego (Cinosargo Ediciones. Chile, 2010). Forma parte de la Colección de Nueva Poesía Peruana Cuervo Iluminado (Pájaros en los cables editores. Lima, 2010). Trabajos suyos han sido publicados en revistas impresas y virtuales de Perú, Venezuela, Chile, Argentina, Colombia, México, Brasil, Estados Unidos, España y Francia..


Obra (parte)

AGUA
Estoy bajo el agua
y los latidos de mi corazón
producen círculos en la superficie.
Milan Kundera


1
Esta vez
su disposición adquiere la forma de mi lenguaje,
es decir,
su aspecto se hace universal desde mi boca.
De todas sus posibles determinaciones,
aquí, en lo habitable,
sólo se espera su adaptabilidad;
después de esto,
quizá ella deba ser algo que no comprenda.
Pero lo no comprendido
se explica también a partir de mi desorden:
Silenciosa ventaja suya
la de enturbiar mi contenido.
Todo forma y se deforma
magníficamente
a partir de su espacio,
entonces,
de mi voz a lo insondable,
ella
es un poema
transmutando
sus abismos.

(...)


FUEGO
Al principio era el fuego ascendente
que encendía con una chispa las atmósferas,
chispa de ojos rojizos, chispa de triplicados ojos,
brusca como una flor.
Dylan Thomas


1
Más allá del grito furtivo, un sonido agita entre los árboles
el extravío de la lluvia o la peor sequía que abarcamos.

Como hierba de todos los campos la Poesía nace
y crece una tortura matutina a contraluz:
La sangre de los pájaros persistirá.

La ciencia del dominio es fuente ciega, revolución prosaica
que dibuja nubes funestas con su dedo en el aire.

Un ruido establece su soberbia con los días perdidos,
y por fin la noche larga
cae inexorablemente como una rutina gris.

Los ojos suceden al mismo hallazgo siempre.

Cómo sujetar los párpados al sueño
para adjudicarnos redención alguna entre la ceniza?

Cuerpos caen en toda esta trama de desconcierto
y de pronto el sol cada mañana nos lacera dos veces
frente a estaciones que sólo vomitan cadáveres de todos los reinos.

El hombre tiene el rostro poblado de solemnes amenazas
por eso la vida lo sujeta al escombro.

Entonces colisionan precipicios y me escondo de ti,
oh fuego interior, que nos despojas de sensatez ante el delirio.

El vacío es el mismo Poema perverso de las postrimerías.

Entregados al fragor supremo nada quedará.
Ni el estanque ni la cloaca sortearán más su vértigo
con alteración admisible en el mundo bajo.

Ni la chispa secreta de las piedras.
Ni el rumor del agua en los arroyos.

Ni esta hoja quedará
para agotar con indolencia nuestra dimensión insuficiente.

Revertiendo el contenido
volveríamos la agudeza al viejo oficio de decapitar profecías.

Ah, las profecías y su estirpe cósmica…

Como si al hombre no le bastara palpitar.

(...)


TIERRA
La mitad de mis amigos ha muerto.
Te haré unos nuevos, dijo la tierra.
Derek Walcott



1
Espera de agua.
Ruptura de fuego.
Dicotomía del trayecto.
La tierra provee equilibrio en su estación cardinal: Prolonga raíces y prodigiosos ramajes que adhieren frutos al azar de cara a la muerte. Pero el origen de ese desprendimiento no concibe integridad única: La bondad de la semilla ramifica su portento en la labranza, donde cada pensamiento sacude preguntas profanas bajo el sol desde una cabeza mal herida por el sueño. Somos rastro de todos los orígenes, por eso nuestro límite siempre será camino reducido. Paso en falso, infinitud o paso esquivo. La memoria no podría ser la vida que vivimos. Nada en teoría es muestra disponible. Superficie conductora de cráneos prematuros. Fe maldita: Coger el fruto y mordernos la mano.

Árbol / savia / nudo tensando historias.

[Mi cruenta peregrinación]: Prohibido tragar estaciones.

(..)


AIRE
Me cuesta bajar el poema del aire
allí donde me hundo con el plumaje vertical
de las palabras.
José Barroeta

1
¿Y si el aire falsea designios
y nos va disgregando por dentro?

Las palabras traducen
su impulso de náufrago.
Y no es evasión
ni huída ni alarido interminable
preguntar apariencias en terreno baldío.

Yo que lo he visto conmoverse
en su agitada modestia
de pronto asomo a las ventanas mi desencanto
y siento a bocanadas
el otoño que trae entre sus hojas.

Estamos fuera de lugar.

Nuestra orientación posee perfil desconocido:
Innegable rastro o elevación de astro girante:
No en vano toda caída libre ostenta arrogancia de cosmos.

Difunde y comparte esta información

Información relacionada

1 Opiniones a Poemario: Estética de las revelaciones

Dahpne Viena
19:56

bonita página

Publicar un comentario en la entrada

Síguenos en BLOGGER